Farmacia Huelva Paus gripe

Ya llegó la gripe: cómo sobrevivirla y prevenir el contagio

Este año viene un poco tarde, pero viene con fuerza. El virus de la gripe, una infección que regresa cíclicamente cada invierno, ha llegado para poner nuestra salud en jaque.

Como cada año, la Junta de Andalucía ha puesto a disposición del público 65.000 dosis de la vacuna para combatir esta enfermedad. En total,  ha dedicado 3’7 millones de euros para la compra de vacunas en Andalucía. Y como siempre, surge la pregunta, ¿quién tiene que vacunarse de la gripe? 

El programa de vacunación andaluz tiene el foco puesto en cuatro grupos fundamentales: los mayores de 65 años, las embarazas, los enfermos crónicos y el personal sanitario.

Aunque no es infalible, la vacuna contra la gripe ayuda a disminuir los fallecimientos de personas a partir de 65 años, un grupo de edad que acusa esta enfermedad y la padece con especial intensidad. Además, actúa como protección tanto para las madres como para los bebés de forma segura y eficaz durante el embarazo.

Los enfermos crónicos también necesitan un especial cuidado. Su sistema inmunológico debilitado hace que necesite un refuerzo extra. Además, una gripe mal curada puede producir complicaciones en un estado de salud ya dañado previamente.

La novedad este año ha venido por la inclusión de dos nuevos grupos de edad en los grupos diana de vacunación antigripal: menores de entre 6 y 24 meses con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación.

Por supuesto, los profesionales sanitarios también debemos protegernos frente a la epidemia. El profesional sanitario está expuesto de forma especial al contagio. Vacunarse contra la gripe es una forma de atajar el contagio, frenar la epidemia y protegerlos frente a ella.

Aunque solo es mortal en situaciones y casos muy concretos, en el mundo cada año se registran entre 3 y 5 millones de casos graves por gripe. A nivel mundial, se producen entre 290.000 y 650.000 muertes anuales por esta enfermedad.

Todos reconocemos los primeros síntomas. El virus de la gripe afecta especialmente a garganta y a bronquios. En seguida notamos esa sensación de calor y frío, porque suele causar fiebre alta, malestar general, tos y mocos. Dolor de cabeza, de garganta, dolor articular y muscular son también síntomas habituales de este virus.

La gripe se transmite muy fácilmente por el aire cuando tosemos, estornudamos o hablamos, por eso es tan fácil el contagio. El primer paso para frenar la difusión de la epidemia es convencer a los enfermos de la importancia de usar mascarillas, toser en un pañuelo y lavarse mucho las manos durante la etapa fuerte de la enfermedad. También utilizar pañuelos desechables. Así, podremos cortar la difusión del virus.

Dar la mano o tocar objetos contaminados también nos puede contagiar de esta enfermedad, por eso es importante recordar, cuando estemos sanos, lavarnos bien las manos antes de tocarnos la cara, o tocar algo que vayamos a comer.

Para prevenir el contagio, es conveniente no compartir bebidas o utensilios como tenedores, ¡da igual que te llamen escrupuloso! Mejor escrupuloso que enfermo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>