Huelva Farmacia Paus Wordpress piel sensible

Cuidados de la piel sensible

El primer paso para mantener una piel bonita y saludable durante más tiempo es conocer exactamente qué tipo de piel tenemos. Dependiendo de nuestro tipo de piel, necesitaremos unos cuidados determinados y específicos. Porque no es lo mismo tener una piel mixta con tendencia acneica que una piel sensible.

Las pieles sensibles requieren un cuidado diferente al resto de pieles. Este tipo de piel tiene tendencia a presentar descamaciones, picores, irritaciones, rojeces e incluso reacciones alérgicas de distinta intensidad a los diferentes componentes de las cremas.

La formulación de las cremas difiere también de un producto a otro. ¿Cómo asegurarnos de que estamos cuidando nuestra piel sensible con la crema realmente adecuada?

Existen diferentes marcas cosméticas en el mercado que van orientadas de forma específica a la piel sensible. Se basan en la idea de mejorar el estado general de este tipo de piel al mismo tiempo que procuran la hidratación necesaria.

La cosa se complica cuando además de simplemente cuidar nuestra piel queremos solucionar problemas específicos como las arrugas o las manchas de la edad, o si estamos buscando también un maquillaje adecuado para nuestra piel.

Lo primero que tendremos que hacer es determinar si la nuestra es una piel sensible o no.  Las pieles sensibles se caracterizan por reaccionar muy fácilmente a los estímulos externos, ya sea con rojeces o picores, y por deshidratarse con mucha rapidez.

La rutina de belleza a seguir con este tipo de piel es similar a la que seguiríamos con cualquier otro tipo. La limpieza y la hidratación diaria son fundamentales, pero tendremos que hacerlo con cremas y limpiadores específicos para pieles sensibles.

La limpieza facial, por la mañana y por la noche, debe ser una constante. Sea con leche limpiadora, agua micelar o geles al agua, es fundamental que eliminemos tanto los restos de maquillaje como la suciedad derivada de la polución.

Evita usar jabones, naturales o artificiales, porque suelen llevar perfumes que no benefician a este tipo de piel. En general, deberás evitar cualquier tipo de producto que lleve fragancias, alcoholes o tintes y colorantes, pues suelen ser demasiado fuertes para las pieles sensibles.

La correcta hidratación de nuestra piel también será imprescindible, porque de ella dependerá que aumente su protección natural frente a los agentes externos que tanto la perjudican. Una crema de noche y una de día que incluya protección solar son aliados básicos, así como un contorno de ojos específico.

Antes de incorporar un producto nuevo a tu rutina diaria, haz una prueba durante varios días en un área limitada de tu piel. Solicita muestras de las cremas más costosas para evitar hacer un desembolso en una crema que, finalmente, no sienta bien a tu dermis. ¡Para eso están! Una vez hecha la prueba, podrás incorporar la nueva crema a tu día a día sin preocuparte de sus efectos adversos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>